Me bajo un rato, ahora vengo

¡Me bajo un rato, ahora vengoooooo! Mi madre recordará esta despedida recurrente de mi época adolescente (y no tanto) cada vez que me llamaban al telefonillo. Me iba y sabe dios cuando volvía. En estos días de cuarentena en los que recordamos andanzas y errabundeos con nostalgia y nos apetece tanto escapar, empiezo un proyecto con el que poder escabullirme, tanto a lugares de mi memoria como a otros de mi imaginación. Un poco al azar empiezo a deambular como un dadaísta por Paris, abriendo el cajón de lo onírico y surreal y adentrándome en mis carpetas llenas de fotos …

Inventar ausencias

Me enciendo un cigarro, miro el tendal. Esta vacío, no cuelga ropa. Una cuerda tensa como un pentagrama lleno de silencios y de repente un nudo imposible de notas, un réquiem de pólvora, una ración de entresijos. Ahí, en el circo de mi terraza, está ese trapecista que es la imposibilidad, intentando de puntillas coger un libro titulado “Ahora” en la estantería del “Aún No”. Llega un mensaje de whassap mientras intento ordenar el lío; un momento sin saber de ti es esta cuerda larga, tensa y sola que pide ropa húmeda. Mi tendal está a dieta de ti y mientras, la lavadora que …